Recomendaciones para cruzar la cresta de Claveles

(Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama)

Las crestas o aristas de una montaña suelen ser bastante espectaculares debido a la verticalidad que presentan, pero éstas tienen a su vez su lado negativo: “siempre existe un riesgo cuando se atraviesan”. Un gran número de accidentes de montaña ocurren cada año en nuestro país por no haber tomado ciertas medidas de precaución. Las recomendaciones que a continuación se detallan están dirigidas a evitar que se produzcan accidentes en esta zona del macizo de Peñalara.

 

Algunas de las rutas de montaña del P.N de la Sierra de Guadarrama que conducen al pico Peñalara, pueden realizarse manera opcional a través de la cresta de claveles; se trata de un paso técnico de montaña que muchas veces se aborda sin tener en cuenta los riesgos existentes.

En primavera o verano, cuando la cresta se encuentra sin nieve, la dificultad es más bien baja si no se sufre de vértigo.

 

No obstante, la concentración debe ser constante. En cada paso que se avanza la pisada es distinta, debido al irregular caos de bloques que presenta la cresta. Un mal apoyo en una de las rocas, podría hacernos tropezar y caer decenas de metros ladera abajo. 

Si uno no se siente seguro para realizar este paso, puede evitarse y continuar la ruta por camino cómodo y seguro por la parte baja del Risco de Claveles.

En invierno la dificultad aumenta considerablemente. Es en este momento cuando la cresta de claveles presenta su aspecto más amenazador, un fino cuchillo por el que debemos avanzar y en el que podemos encontrarnos placas de hielo. Es por ello, que esta arista presente en invierno una dificultad alta y requiera una concentración extrema. Si se decide cruzar la cresta en invierno, es más que obligatorio usar material técnico: crampones, piolet, pudiendo complementarse con arnés, casco y cuerda.

 

Este material técnico se inventó para reducir los riesgos y hacer más seguro el deporte de montaña. Su precio hoy en día está al alcance de todo el mundo, e incluso los crampones y el piolet existe la posibilidad de alquilarlo en diversas tiendas o empresas de guías de montaña. Si no sabes como utilizarlos, es recomendable realizar un curso con la Federación de montaña o empresas de montaña especializadas, ya que de nada sirve llevar un piolet sino se tiene conocimiento de la técnica de autodetención en caso de sufrir una caída.

 

Además, será muy importante intentar hablar con el personal especializado del Parque Nacional, ya que el estado de la nieve u otras circunstancias pueden haber variado o impedido el paso por claveles. Si con todo ello, el paso se encuentra demasiado helado, con grandes placas de hielo, se recomienda no realizarlo. En el invierno de 2011 un montañero resbaló al cruzar la cresta y cayó 70 metros, golpeándose con las rocas, aunque milagrosamente salvó la vida. No hay que olvidarse que la cresta de claveles representa el punto con más accidentes mortales de todo el Parque Nacional y de la Sierra de Guadarrama.

 

Será fundamental consultar la meteorología para evitar subir un día que no ofrezca muchas garantías de visibilidad, ya que la niebla sería uno de nuestros peores enemigos allí arriba. Hay que tener presente que es muy fácil perder la orientación en esta zona si el tiempo empeora de repente, algo que ha sucedido en multitud de ocasiones a diversos montañeros. Por ello, una brújula y GPS nunca deben faltar en nuestra mochila.

En todas las zonas de montaña que han tenido un origen glaciar, como es el caso de Peñalara, pueden aún apreciarse sus bajas temperaturas con la llegada del invierno. Asimismo, las fuertes ventiscas que a veces se producen varían drásticamente la sensación térmica.

 

Usar vestimenta de alta montaña será la que nos resguarde de las gélidas temperaturas del lugar. Además, en todos los casos, verano o invierno, siempre debe avisarse a otra persona de la ruta que vamos a realizar, lo que facilitaría las labores de rescate en el hipotético caso de sufrir un accidente.

En conclusión, si decides atravesar la cresta de claveles en verano, hazlo solamente si no sufres de vértigo y dispones de botas de montaña con la suela en buen estado. Si por el contrario decides hacerlo en invierno, crampones, piolet, brújula o GPS y vestimenta de alta montaña, será el material que necesites. Si en el momento de realizar el paso, no lo ves claro y dudas sobre si continuar o no, abandona y regresa por lugar seguro, la montaña no se va a mover, siempre va a estar ahí esperándote para que puedas intentarlo otro día.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
www.rutasparquesnacionales.es